domingo, 16 de diciembre de 2007

Número 1 en Los 40 Principales

Eso sí, sólo duró unas horitas en la lista. Pero ahí estuvimos, en lo más alto del ranking musical el pasado domingo 2 de diciembre. En serio, os digo que haber cantado ese "O Fortuna" es una de las sensaciones más impresionantes, placenteras y libres que he podido tener en la vida.
Que os guste.

video

¿Vídeo?: "O Fortuna", del Carmina Burana. Copyrigth del Pitufo Gruñón

miércoles, 28 de noviembre de 2007

A ti

¡Ay!, cuántas cosas perdidas
que no se perdieron nunca.
Todas las guardabas tú.

Menudos granos de tiempo, que un día se llevó el aire.
Alfabetos de la espuma, que un día se llevó el mar.
Yo por perdidos los daba. Y por perdidas las nubes
que yo quise sujetar en el cielo clavándolas con miradas.
Y las alegrías altas del querer, y las angustias de estar aún queriendo poco, y las ansias de querer, quererte, más.
Todo por perdido, todo en el haber sido antes,
en el no ser nunca, ya.

Y entonces viniste tú de lo oscuro, iluminada
de joven paciencia honda, ligera, sin que pesara
sobre tu cintura fina, sobre tus hombros desnudos,
el pasado que traías tú, tan joven, para mí.
Cuando te miré a los besos vírgenes que tú me diste,
los tiempos y las espumas, las nubes y los amores
que perdí estaban salvados.
Si de mí se me escaparon,
no fue para ir a morirse en la nada.
En ti seguían viviendo.
Lo que yo llamaba olvido eras tú.

Pedro Salinas
La voz a ti debida.

¿Foto?: Enamorados en Praga

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Elsita la sarcástica

Escribo este post porque me dijo mi hermana que lo pusiera mañana (por hoy) en el blog. Quiere que cuente a toda España lo que nos pasó ayer en el viaje en autobús de camino a casa. Resulta que procurábamos hablar y mantener la normalidad en nuestra conversación, pero no, no era posible. ALGO nos lo impedía. Yo quería leer un libro que llevaba, pero no había manera. Un música infernal, repetitiva y polifónica, que alguien nos regalaba con su móvil, nos martilleaba los oídos. Veinte minutos sin decir nada del asunto, hasta que Elsita me dice: “Es el niño ése de allí delante, el que está con el padre. Ya podía quitarle el móvil al niño. ¿Qué hace un niño con un móvil?”. En verdad era un niño que no tendría más de dos años. Pero ahí estábamos en ese infierno emocional de la horrible musiquita del móvil. “Hija es que es la moda, ahora los adolescentes les da por llevar la música para que la escuchemos todos en el vagón del metro o en el autobús”, le digo yo. “¿Y para qué lo hacen, para decir ‘mira cómo mola mi móvil que tiene música y todo’?”. Elsita estaba un poco sarcástica. Y me lo estaba pegando. “A mi me gustaría llegar hasta el padre, quitarle el móvil y pararme donde el conductor y decirle, por favor, abra usted la puerta. Y que él abriera la puerta y arrojar el móvil. Y volverme al sitio tan digna”, le digo yo. Y Elsita añade más sarcasmo. “Yo arrojaría al móvil y al niño por la puerta. Y al padre también”. “Qué sarcástica te estás volviendo hija. Te lo estará pegando Víctor, que también es un poco sarcástico”, le digo yo. Víctor es el novio de Elsita. Es muy sarcástico y está muy bueno. Mi santo dice que se parece a Van Nilsterroy del Real Madrid. Y yo le digo que de eso nada, que no se parecen y que Víctor está bueno, y Van Nilsterroy es feo. Repitamos: Víctor está bueno y Van Nilsterroy es feo. Bueno, que nos desviamos del asunto, el caso es que por fin llegamos a Sanse y se bajan el niño, el padre y la música del demonio. Y una mujer que también quiere bajarse le hace una carantoña al niño y le dice al padre... Esto es muy fuerte... Agarraos las cachas que pueden salir despavoridas: “Ay qué niño tan simpático que nos ha deleitado a todo el autobús con esa musiquilla”. Y NO ESTABA UTILIZANDO EL SARCASMO. ¡Qué se había bebido esta mujer! Está loca o sorda, o las dos. Elsita me hizo una gran confesión. “Lo que pasa es que como yo no me atrevo a decir a la gente las cosas a la cara, utilizo el sarcasmo para decirlo”. Qué gran verdad. A mí también me suele pasar lo mismo. Con los años noto que me estoy volviendo más sarcástica. ¿Será porque en el autobús íbamos leyendo ella a Woody Allen y yo a Elvira Lindo?

¿Foto?: Elsita y su sarcasmo descansan en una piedra

viernes, 16 de noviembre de 2007

Pero-qué-guapo-por-favor

Anoche llegué a casa después de spinning (qué moderna, ¿eh?) y llamo a mi santo por teléfono. Lo primero que me dice, ¿qué pasa que no estás viendo a Kylillo? Respondo yo. ¿A Kyle? Dice él. Claro, está en la tele, en El Hormiguero. ¿En El Hormiguero? ¡Qué dices!. Que si, que está en Cuatro. Allá que voy yo para el comedor y doy el grito a las hermanas. Corred, poned Cuatro, poned Cuatro.... Y ohhhhhhhh, ¡Ahí estaba Kyle de verdad! ¡En el programa de Pablo Motos! Y llega la frase clave: Pero-qué-guapo- por- favor. Yo soy muy de esa frase cuando alguien me gusta a rabiar. Y a todo esto, mi santo al otro lado de la línea escuchando mis comentarios sobre belleza varonil. Había una disyuntiva grande. Dos hombres guapos... y una mujer desesperada por los dos. No podía dejar de mirar a Kylillo pero tampoco podía dejar de oír a la voz más sexy de M-80. (Publicidad bastante descubierta) Mi santo volvió a hacer honor a su nombre y entendió que Kyle pertenece a los de pero-qué-guapo-por-favor y emprendió la retirada telefónica. Ahí estaba el muchacho en la tele y no se enteraba de nada. Ni Pablo Motos ni nadie del equipo hablaba ni papa de inglés y una de las hormigas tuvo que ejercer de traductora. Y en un inglés más que precario. Qué gañanes. Mira que no ponerle un pinganillo o algún traductor al lado para que fuera contestando a las preguntas. ¿Será por eso por lo que sonreía tanto? ¿Pensaría por dentro pero-dónde-me-han-traído-que-no-me-entero-de-nada y los españoles-están-todos-locos? Probablemente. Pero aunque no te enteres de nada, tú sonríe Kylillo y sigue mostrando esa carita de ángel y esa voz tan profunda y bonita que tienes. Y perdona si no te ponemos traductor, pero es que en España somos así.

¿Foto?: Foto de Kyle que me ha robado Google, otro gañán ;-)

lunes, 12 de noviembre de 2007

De panes y niños y modernidades

Dicen que los niños nacen con un pan bajo el brazo. Eso está bien, porque han subido las cebollas y el pan no te quiero decir nada, pasado mañana tenemos que comer el salami a palo seco. Así que si vienen con una baguette calentita bajo el sobaco algo nos ahorraremos, digo yo. Pero el caso es que no os quiero hablar de panes, sino de los bebés que sujetan esos panes. Iba yo el otro día en el autobús camino de casa cuando me pongo a oír la conversación de dos señoras que estaban sentadas delante mía. Una de ellas le enseñaba la foto de su nieta recién nacida y la otra le decía que qué bonita, que era preciosa. Voy y me asomo un poco y… no señora, la niña no es bonita, es fea y con alevosía. Y no, no soy bruta, no, no, soy sincera, porque las cosas como son: el 97% de los recién nacidos son feos y no hay más discusión. Un recién nacido está morado, en el mejor de los casos colorao como un pimiento y tiene unas cacho ojeras a lo Peter Lorre. Y algunos tienen mucho pelo, demasiado y muy negro, y los ojos… ¿habéis visto cómo son los ojos? ¡Que dan miedo! Así tan azules, como de androide… ¡Cómo van a ser bonitos si acaban de salir de un sitio donde estaban tan agustito, calentitos y buceando todo el día! Pues es normal que tengan esa cara porque están cabreados con el mundo (y eso que no saben qué significa mundo) y salen enfuruñados y arrugados. Luego ya se pondrán guapos o no, dependiendo de la suerte y la genética de los progenitores. Pero eso va sucediendo con el paso de los meses, señora del autobús. Que se lo digan a George Clooney que era un bebé que daba miedito (que ví su foto el otro día en una revista)… pasaron los meses y los años, y se mejoró la cosa, ¿no? Yo nací un poco feucha y pelona, lo reconozco, es bueno reconocerlo, todos deberíamos hacerlo, todos los habitantes del mundo, desde Noruega hasta Filipinas pasando por Móstoles… Y si alguna vez yo tengo un crío, mi crío será precioso y el más bonito del mundo… pero cuando tenga unos cuantos días… antes será bien feo, ya me he hecho a la idea. Porque dicho sea de paso, mejor que uno nazca feo y luego se ponga guapo… a que nazca guapo y se ponga luego feo. Lo que le pasa a los de Pereza, que ahora son feos y se ponen más feos de lo que son. ¿Por qué ese corte de pelo a lo Krusty de los Simpson? ¿Por qué esas gafas de sol cuando no hace sol y de tres tallas más grande que el tamaño de la cabeza? ¿Alguien encuentra alguna explicación a eso? ¡¡Ya que eres feo, no te pongas más feo aún, tío!! ¡Que no te enteras, Lois, que es que ellos van de modernos…! Pues qué modernidad más fea, como diría mi madre.

¿Foto?: Martita, que tuvo la suerte de estar en el 3% de bebés guapos

lunes, 5 de noviembre de 2007

Carmiña Burana

Érase una vez que se era, allá por el año 1230 D.C., unos monjes alemanes... que eran muy alemanes y poco monjes, porque eso de ser religiosos no lo llevaban del todo bien. Resulta que no estaban de acuerdo con las doctrinas de la iglesia católica y les gustaba más el vino y las mujeres más que a mí el chocolate negro. Y eso ya es mucho gustar. Así que pusieron a funcionar sus cabecitas y en lugar de escribir misas, prefirieron escribir una colección de poemas con mucha rima en los que criticaban satíricamente a la sociedad de la época, la medieval, tan oscura y rígida, con menciones especiales al clero y a aquellos que ostentaban el poder en la corona. Ahí no queda la cosa, al margen de sus críticas, estos cantos elogiaban al amor, los juegos amorosos y al vino. ¿Sorprendente no? Se sabe poco de esos monjes, pero suponemos que tendrían “su obra” en lugar seguro, fuera del alcance de la alta curia. Hasta que en 1803 se encontró por casualidad el susodicho códice, bien escondidito en el interior de una pequeña abadía de Baviera. Y no sería hasta 1937 cuando un músico alemán llamado Carl Off seleccionó algunos textos escritos por estos monjes y les puso música. Así nace la cantata Carmina Burana. Cantata con orquesta, coro y tres solitas. Y aquí es donde entra en el cuento una servidora, que actualmente prepara el Carmina (Carmiña para los amigos) para el 2 de diciembre en el Teatro Adolfo Marsillach de San Sebastián de los Reyes. Sí, amigos, canto en un coro como soprano, visto con falda negra larga y blusa rosa-roja-fucsia de nonagenaria, pero me hace ilusión hacer extensible la invitación a mis lectores (ayss, ya verás como alguno se apunte a venir de verdad, qué vergüen... bueno, aún puede que queden entradas. Pinchad en http://www.caixacatalunya.es/ y se pillan a través del link “tele entrada”). Ya tengo fans apuntados, que a ver si me entienden cuando les cante en latín, en un dialecto del germano antiguo y en francés antiguo. Espero que si y que me aplaudáis mucho. Como ejemplo del Carmina, la ironía de estos monjes al escribir sobre un cisne a punto de ser asado. He aquí la traducción...

En otro tiempo yo vivía en el lago, en otro tiempo yo era hermoso, cuando yo era un cisne.

¡Desdichado de mí! ¡Ahora negro y churrascado!

El asador da vueltas y vueltas, mi pira funeraria vorazmente me asa;ya se acerca a mí el sirviente.

¡Desdichado de mí! ¡Ahora negro y churrascado!

Ahora me encuentro en una bandeja y no puedo volar lejos, veo dientes impacientes.
¡Desdichado de mí! ¡Ahora negro y churrascado!


¿Foto?: Mi libreto de canto del Carmina Burana

lunes, 29 de octubre de 2007

Encuentre usted las diferencias

¿Ya os dije que el puente de octubre lo pasé con mi santo y amigos en Sitges? Sí, algo me suena, diréis, que lo hemos visto ya en varios blogs y todo. No os voy a hablar de las pelis que vimos, ese honor se lo dejaré a mi amigo el pitufo gruñón para que os cuente en profundidad qué películas tan malas hemos visto por allí. Su blog es http://lagartijasypinguinos.blogspot.com/. Sólo una cosa os advierto, JAMÁS DE LOS JAMASES veáis una película que se llama “Moscow Cero”. Os pueden entrar ganas de suicidaros y no es plan de que me quede sin amigos a estas alturas de la vida. Haced caso a mi sabio consejo. Yo esta mañana os traigo un par de fotillos de esas de postal que sin buscarlo a propósito, resulta que son bastante parecidas. Están hechas en el mismo lugar, el mismo día y al mediodía... Solamente las diferencia el año. La de más arriba es del 2006, la de abajo del 2007. ¿Pero realmente son tan iguales? No, hombre, parecidillas. Si no, fijaros por ejemplo en esa nube que hay sobre la iglesia en la primera foto, en la segunda foto no está. Maximus ha dicho en anterior post que a ver si participa en el siguiente concurso... bueno, esta vez no es un concurso, pero sí que podemos jugar y participar todos sacando diferencias entre una foto y la otra. Nube en la primera foto. En la segunda, no. Un, dos, tres... responda otra vez...

¿Fotos?: Arriba, panorámica Sitges 2006. Debajo, panorámica Sitges 2007

martes, 23 de octubre de 2007

Mezcolanza

Oí la palabra mezcolanza a un profesor de Historia del Arte en la Universidad. Y era la primera vez que oía esa palabra y la verdad es que me hizo gracia. Y como era canario la pronunciaba así como “mescolaanzaa”, muy lento y sugerente. También decía mucho “chiporroteo de colores”, pero ahí ya no sonaba tan sugerente. En fin, que toda verborrea para deciros que tenemos ya al ganador del concurso de las 7 mejores fotos de Praga... y no es otra que... ¡¡Tachán: ECHALOTTE!! Y aquí no ha habido tongo ni nada, sólo suerte pura y dura. Tenía un papelito con cuatro números, uno asignado a cada uno de los que habéis votado en el concurso: 1. Accentless, 2. Echalotte, 3. Clark Kent y 4. Sophie. He llamado a mi madre por teléfono desde el trabajo y le he dicho “mamá, dime un número del 1 al 4”. “El 2” me ha contestado sin más. Y ya está, así de simple. Echalotte ganadora. Recibirás tu regalo en unos días. Pero no va a ser a Nieve (es propiedad de mi hermana mayor) ni una motosierra. De todas maneras, GRACIAS a los cuatro por participar y votar, (sólo cuatro personas, snif, what a pity) pero no os disgustéis mucho los que no habéis ganado, pondré más concursos (espero que igual de entretenidos) con más premios. Gentes varias (entre ellas yo misma) se han quejado de que la niña de la foto de la camiseta no se ve un pijo, así que hoy os pongo la propia foto que me confeccionó con mucho amor el pitufo gruñón para pasearla por Sitges.

¿Foto?: Lois duda entre el que hace de Willy Wonka y el chocolate

lunes, 22 de octubre de 2007

Ginger y Fred ganan por goleada

No me ha tragado la tierra no, es que estaba esperando vuestros votos pero no os habéis amartelado demasiado. (Amartelar es una palabra comodín para usarla en lo que queráis, si no preguntadle mejor a Clark). El caso es que parece que ya tenemos foto ganadora y no es otra que la de Ginger y Fred, que ha sido la más votada y la verdad es que resulta bastante representativa de la ciudad. ¿Y quién gana entonces el concurso os estaréis preguntando? Pues ganará uno de los que habéis participado y votado para cualquiera de las siete fotos, así que mi madre, que tiene una mano inocente (y la otra es mano de santo) sacará esta noche un papelillo con alguno de vuestros nombres. Mañana sabremos el ganador. No habrá tongo alguno, palabra. Yo de mi madre siempre me fío. Os dejo con esta foto de la camiseta que un amigo me hizo para el Festival de Cine de Sitges de esta año... Para mí escogió la peli de Charlie y la Fábrica de Chocolate. Si pegáis los ojos a la foto (siento la borrosidad de la imagen, sorry) en lugar de Charlie aparece mi cara cuando tenía dos añejos. ¿A qué mola? Es muy amartelada...

¿Foto?: Lois y la fábrica de chocolate

martes, 9 de octubre de 2007

The last one


Ay, qué mal lo he pasado para elegir la última foto, pero en fin, aquí está. Es el reloj que nunca tendremos en nuestros mini pisos madrileños. Primero porque es un poquito grande y no nos cabría en la pared y segundo porque robarlo sería pelín complicado con tanta gente que lo observa al día. El reloj astronómico más antiguo del mundo se encuentra en uno de los laterales del antiguo ayuntamiento de Praga y lleva funcionando más de 600 años sin parar. Bueno, al parecer sí se paró durante unos minutos... ¿¿Pero por quééé?? Yo os cuento el culebrón. Resulta que el reloj fue construido originariamente por un tal Nicolás de Kadan a principios del s.XV, pero cuando el maestro arquitecto Hanus quiso construir una réplica del mismo, los concejales de Praga le vetaron... y éste en venganza metió una mano en el mecanismo y éste se detuvo. ¡Pero qué culebrón! Pobre reloj, él no tenía la culpa. Y las pasó canutas durante la Segunda Guerra Mundial porque un incendio fundió y destrozó algunas piezas, piezas que tardaron cinco años en repararse, pero mientras tanto el reloj ahí seguía funcionando... La esfera astronómica de este reloj indica la posición y el movimiento de los cuerpos celestes en relación a Praga. Vamos, que reproduce a través de los signos del zodíaco (ahí los véis en el borde de la esfera más pequeña) las órbitas de los planetas, la luna y el sol alrededor de la Tierra. Es también el único del mundo capaz de medir la hora babilónica, importante para la magia y la alquimia... o sea importante para Harry Potter, porque a mí la hora babilónica me la trae un poco al fresco, bastante tengo ya con la española... Lo más gracioso del reloj es que cuando da la hora empiezan a desfilar 12 figuritas que representan a los 12 apóstoles del Nuevo Testamento. Lo hacen 12 veces al día. Pero sólo entre las 9 de la noche y las 9 de la mañana. Éstos no salen en la foto, están más arriba; los que sí podéis ver son 4 tipos en miniatura que representan (de izquierda a derecha) la Vanidad, la Avaricia, la Muerte y la Lascivia. Y estos personajillos sí que bailan cada hora delante de los pragueses. Yo doy fe que asistí a un bailecito de “esqueletor” agitando su campanilla. Por cierto, que con tantos signos y dibujitos que tiene no veo la hora que es. ¿Alguno la ve? Como para tomar aquí las uvas en Nochevieja...

¿Foto?: Detalle reloj astronómico de Praga

miércoles, 3 de octubre de 2007

The number six

Cerca de 200.000 cadáveres yacen bajo estas lápidas amontonadas. Y la foto sólo es un “botón” que muestra el hacinamiento del antiguo cementerio judío de la ciudad. La historia cuenta que a lo largo de cinco siglos (del XIV al XIX) la comunidad hebrea de Praga se vio obligada a vivir en un recinto amurallado que ocupaba lo que hoy es el denominado barrio Josefov. En este gueto reducido los judíos vivían, trabajaban, estudiaban y hacían sus oraciones en sus sinagogas. El espacio destinado a ellos era tan reducido que en el cementerio no les quedaba más remedio que enterrar los cuerpos unos encima de otros. Más tarde, el emperador José II eliminaría las fronteras del gueto y la mayoría de los judíos abandonaron el lugar, pasando a ser la zona más pobre de la capital. A finales del s.XIX el barrio se remodela y recibe al visitante con tiendas lujosas, muy cuidadas y fachadas estilo Art Nouveau. (Como dato curioso, en el barrio judío encontramos la Sinagoga Española, de estilo múdejar y muy luminosa, desde luego la más bonita de las seis que hay). Pero en el antiguo cementerio no existe el lujo, sólo montones de tumbas de piedra, y el silencioso, que habla tan fuerte que es mejor guardar las palabras para otro momento... Mis piedrecitas, para ellos.

¿Foto?: Antiguo cementerio judío de Praga

domingo, 30 de septiembre de 2007

The number five

A mitad de la semana dedicamos bastante tiempo a la búsqueda de este edificio en la parte más moderna de la ciudad, muy cerquita del Palacio de la Ópera. Se llama Casa Danzante, tiene líneas onduladas y representa a una pareja bailando (o esa es al menos la intención de los arquitectos; uno checo, el otro norteamericano) por lo que popularmente se le conoce también como Ginger y Fred. El edificio es de 1996, totalmente administrativo y es la sede del Nationale Nederlanden. A pesar de ser modernista y erigirse en una zona de la capital también moderna, la inocente casita ha provocado una acalorada discusión acerca de la arquitectura moderna… ¿Qué por qué? Venga, racioncita de historia: cuando la construyeron fue criticada por numerosos protectores de monumentos históricos. Éstos decían que rompía la armonía de la zona. (¿¿Qué rompía la armonía?? ¡¡Por tutatis, están locos estos checos!!) Incluso la propia arquitecta del interior de ese edificio, Eva Jiricná, temía al principio que la casa estropeara el carácter histórico de la ciudad. Y opinaba lo siguiente: “la Casa Danzante me molestaba a principios por su cierta arrogancia. Pero debo decir que me he acostumbrado, porque la casa está situada en el extremo final de la calle, y al descolorarse un poco los materiales, me parece que no estropea la silueta del paseo". Parece ser que las discusiones sobre ese edificio se aplacaron y Fred y Ginger se ha convertido con el tiempo en uno de los destinos preferidos por los turistas. Turistas como mi santo y yo, que allá que fuimos a echar unos bailes con ellos. Y os aseguro que bailaban muy bien y no eran nada arrogantes.

¿Foto?: Con ustedes… Ginger Rogers y Fred Astaire

martes, 25 de septiembre de 2007

The number four

Ahí lo tenéis anunciado: medio litro de cerveza Pilsner Urquell por 0,25 coronas checas, o lo que es lo mismo, medio litro por algo menos que un euro. Aquí en España tú entra en un bar, enseña un euro y te pondrán un chupito de cerveza. Y un cacahuete para acompañar. Mi santo y yo visitamos esta cuca terracita praguesa un par de noches y os cuento el motivo: no teníamos dinero para cenar y optamos por emborracharnos. Así de simple. Cambiábamos a coronas el presupuesto asignado para ese día, pero tras pagar la entrada para varias iglesias, torres y demás historias, comer y tomar un cafecín con dulce en la sobremesa, (mi momento favorito del día) no nos quedaba dinero para cenar ni una hamburguesa, así que un par de noches (o tres si mal no recuerdo) vivimos paupérrimamente, comprándonos un sándwich o unas patatas del McDonald’s para compartir, y eso sí, tomándonos medio litro de Pilsner cada uno. Es decir, nos salía la cena a 1,50 euros cada uno. Y nos íbamos tan contentos al hotel como las muchachas del cartel. Bueno, he de deciros que la Pilsner no es desde luego la única cerveza del país ni la mejor. En Praga tomamos otras tres cervezas más. La famosa Gambrinus, la rubia que más se vende en el país. La Krusovice, de sabor dulce aunque densa. A pesar de no gozar de consentimiento popular a mí me pareció bastante buena... Y la que más nos gustó a mi santo y a mí: la Velkopopovický Kozel (he tardado cinco minutos en escribirla bien... imagínate si la tengo que pronunciar). Es cerveza rojiza, barata, y fuerte de graduación pero muy digerible. Las guías de Praga dicen que es la mejor del mundo. Y yo digo que también. Como dicen los yanquis, ¡cheers!

¿Foto?: Brindemos con Pilsner, Mari

sábado, 22 de septiembre de 2007

The number three

Me quedé enamorada de este edificio nada más verlo. No es otra cosa que la Torre de la Pólvora aunque podría llamarse fácilmente Torre del conde Drácula, por ese halo romántico-gótico-misterioso que desprende… y más así de noche. ¿Os cuento un poquito la historia de la Torre? Venga, marchando ración de sapiencia… Resulta que este Torre (también conocida como Puerta de la Pólvora) fue construida en 1475 por mandato del entonces rey de Bohemia, Ladislao de Jagellón, torre que al mismo tiempo que se convertía en uno de los monumentos más importantes del gótico florido praguense, seguía manteniendo sus funciones de defensa de la ciudad contra los enemigos. Por esa puerta tenían acceso a la Praga medieval las rutas comerciales procedentes de la ciudad real checa de Kutná Hora, Bohemia Oriental, y las procedentes de Polonia y del Báltico. Posteriormente la Torre de la Pólvora albergaba el inicio del recorrido del cortejo real el día de la coronación del rey de Bohemia, hasta finalizar en la Catedral de San Vito donde tenía lugar la propia ceremonia de coronación. Años más tarde, los prusianos (qué malos) sitian la ciudad en 1756 por lo que la Torre resulta algo dañada. El nombre de pólvora viene de ahí precisamente, ya que se había convertido en un polvorín. Y finalmente en 1875 acude al rescate un arquitecto para restaurar un poquillo los desperfectos. Y gracias a ese buen muchacho mi santo y yo pasamos por debajo de la Torre unas cuantas veces, aunque no nos invitaron a coronación alguna. También subimos a pata los 169 escalones de piedra para llegar a lo más alto. Con la lengua fuera, pero lo conseguimos. Y desde allí arriba las vistas merecieron la pena.

¿Foto?: La fantasmagórica Torre de la Pólvora

jueves, 20 de septiembre de 2007

The number two

La foto está tomada en el barrio judío y homenajea a dos símbolos de Praga: el Golem y el escritor Franz Kafka, ese hombrecillo con sombrero. ¿Qué es eso de Golem? Pues el Golem es una especie de monstruo bueno que sale de la imaginación del residente más famoso de Praga, un rabino judío llamado Loew ben Bezalel. Loew, allá por el siglo XIV se inventó la leyenda de un autómata creado con arcilla que... que hace diferentes cosas según sea la versión que nos cuenten. Una leyenda dice que el rabino creó el Golem para ayudar en las tareas domésticas de la casa, pero que armó una buena durante el sabbat y entonces Loew lo desactivó (¿qué era, un Terminator?) y lo escondió en el ático de la sinagoga Staronová. En otra versión de la leyenda, Loew creó este ser para ayudar a los habitantes del gueto judío de Praga, pero ojo al dato, un soldado español, (sí, sí, español como lo oís) oyó hablar de este ser tan grande y fuerte y viajó hasta Praga para intentar llevarse al Golem para que combatiera en su ejército. El rabino Loew dijo que nanai, que era un ser para hacer el bien y ante la posibilidad de que cayera en malas manos... deshizo al Golem con un conjuro. Desde entonces, según esta leyenda, en cada tumba judía podemos ver granitos de arena... que son el espíritu del Golem que vela siempre por los judíos. Muy bonita, pero aquí los españoles somos los malos de la película. Por lo menos los militares... Y hay varias representaciones del Golem, tantas como leyendas. En unas se parece a Nosferatu, en otras a La Cosa de Los 4 fantásticos, e incluso a Jordi Puyol. Para contrarrestar tanta belleza podrían poner al Golem la cara y cuerpo de Brad Pitt... por sugerir que no quede.
¿Y qué decir de Franz Kafka? Todo el mundo le conoce, todo el mundo conoce sus obras... ¿pero alguien ha pasado de la página 11 de algún de sus libros? Quien haya pasado que me lo diga y olé pa’ él/ella. Yo no tengo el gusto (o disgusto) de haber leído nada. Miento, en el museo del escritor me leí de pé a pá las cartas que escribía a sus novias... Eso sí que eran auténticas novelas rosa y no las de Corín Tellado. Mi santo dijo que iba a leerse algo de él, le dejé América... pero lo mismo ha puesto el libro bajo la pata de la mesa.

¿Foto?: El Golem y Franz Kafka salen de paseo

martes, 18 de septiembre de 2007

The number one

Panorámica de Praga y ahí en el centro, de color negro, el Puente de Carlos IV, uno de los símbolos de la ciudad. Los checos están muy contentos con ese puente del gótico tardío (allá por el 1380) que cruza el río Moldava. Contentos porque al medir 530 metros se adelgaza recorriéndolo, y porque es el centro de reunión de artistas, artesanos, pintores, fotógrafos, caricaturistas, titiriteros y músicos, que le dan un carácter muy bohemio a la vez que comercial. Pero yo no caí en el consumismo... (cada vez que pasaba por el puente me había fundido toda la pasta destinada para ese día... Snif). Como curiosidad, el puente está adornado con 21 estatuas religiosas de distintas órdenes religiosas de la época. Mi santo y yo nos recorrimos el puente al mediodía, al atardecer, de noche... a todas horas. ¡Y hasta de madrugada! Me levanté a las 6 de la mañana para hacer fotos y él me acompañó... Eso es amor y lo demás son tonterías.

¿Foto?: Panorámica de Praga y Puente de Carlos IV

sábado, 15 de septiembre de 2007

Siete días y siete noches… pero sin Harrison Ford

Parece que ya hemos vuelto todos (o casi todos) de vacaciones, ¿no? Pues ha llegado el momento que todos estábais esperando, (no, aún no han echado a Luis Aragonés de la selección… eso va para largo…) el momento de enseñaros LAS SIETE MEJORES FOTOS DE PRAGA. (Soy buena y os pongo siete porque como os ponga todas las que hice tenemos fotos hasta Madrid 2012) Este verano mi santo y yo estuvimos visitando Praga y es casi de obligado cumplimiento poneros unas fotitos y enseñaros un poco esta bella ciudad europea. Y si ya la conocéis pues para recordaros buenos momentos. ¡Ah!, y para animar el cotarro podéis votar por la mejor foto. La que más os guste o la que más odiéis o la que más os haga gracia. ¡Lo que sea! Votad amigos y lectores y algún día seréis recompensados. Palabra. En breve… foto número 1.


¿Foto?: ¿¿Llegaremos a Praga en este trasto??

miércoles, 12 de septiembre de 2007

El hombre que no tiene peines en casa

Hace una semana un hombre vestido de riguroso negro y pelo a lo matojo de bosque de Guadarrama recogía un premio en Venecia. Hablamos naturalmente de Tim Burton, al que han premiado con un león de oro por toda su carrera cinematográfica en la pasada Mostra del Festival de Cine de Venecia. La número 64. El premio fue entregado a Burton por mi adorado (y su adorado) Johnny Depp y haciendo gala de su ironía afirmó que considera la estatuilla mucho más hermosa que un hombre desnudo. Hombre Tim, si el tío desnudo está buenorro, yo me quedo con el tío desnudo, las cosas como son... ¡¡¡Bueno, que nos desviamos del asunto!!! Hoy no vamos a hablar de sus películas... ni de hombres desnudos. En otra faceta menos conocida, Tim Burton también ha mostrado su universo fantástico (y tétrico) en un pequeño libro de poemas titulado “La melancólica muerte de Chico Ostra”. Como bien dice su nombre es bastante melancólico... y como bien dice su nombre también, se nos narra principalmente la historia de Chico Ostra, un chico diferente cuyos padres se declaran amor en la playa. El Chico Ostra huele a pescado, el pobrecillo sufre el rechazo de los chicos del barrio y finalmente es devorado por su padre. Y fin. Tim Burton en estado puro. Veintitrés poemas en los que se presenta una galería de niños solitarios, extraños y diferentes, como lo son por otro lado los personajes de sus películas. Un librito melancólico, si, pero también tiene grandes toques de humor, de sarcasmo y algo que sabe reflejar muy bien este hombre de pelo inclasificable: ternura. Para los que les ha picado el gusanillo, el libro está editado por Anagrama, en edición bilingüe y de bolsillo, muy baratito. Ah, y está ilustrado con muñequitos horrendos a la vez que adorables dibujados por él mismo. Como muestra, un breve poemilla que aparece en el libro:

Palillo y Cerilla enamorados

Palillo quería a Cerilla con un amor muy vehemente.
Amaba su delgadez que veía muy ardiente.
Entre palillo y cerilla ¿puede arder una pasión?
Así fue. Y en un segundo ella lo volvió carbón.


¿Foto?: Eduardo Manostijeras retocando mis plantas

lunes, 10 de septiembre de 2007

Grrr... Grrr... Grrr...

Grrrr ... grrr... 105.4... No, esa es Radio Marca... Grrrr ... grrr... 102.7. Kiss Fm. Demasiado empalagosa. Busca otra. Grrr... Grrr... 99.5. Cadena 100... Esa tampoco... Grrr ...Grrr... 93.9. Los 40 Principales... Andas cerca, sigue buscando... Grrr... Grrr... Ya falta poco. Grrr ... grrr... 89.0. M-80. Siiiiiiiii. ¡¡Esa es!! Es la emisora que emite el programa más fresquito de la radio española. Sintoniza 89.0 de la FM, de lunes a viernes, de 7:00 a 10:00 horas de la mañana. Tres horitas de humor entretenido y muy muy fresquito. ¿Qué cómo se llama el programa? No Somos Nadie. Pichad ahí ahí para curiosear más cositas del programa. Secciones, quiénes son los que hacen el programa y algunas fotitos. Y ojo, estad atentos al colaborador Juan Rodríguez. Un tío simpático y de voz sexy que provoca que nos despertemos cada mañana con una sonrisa y que lleguemos al trabajo con mejor ánimo. La verdad es que me gustaría mucho conocerle... Y no miento, yo después de escuchar el programa me miro al espejo y me noto menos arrugas, los ojos más verdes y hasta mi compañero de oficina parece más adorable. Vale, esto último sólo lo parece, pero algo es algo, ¿no?

¿Foto?: El osito Nieve escuchando "No somos nadie"

jueves, 6 de septiembre de 2007

¡Ay qué pena me da que se han acabado las fiestas de San Sebastián!

No lo digo yo, lo dice el pueblo llano en la Plaza del Ayuntamiento de Sanse, que canta al unísono esos bucólicos versos cada vez que se terminan las fiestas de verano de dicho pueblo y en el que por cierto, y para los que aún no lo saben, vivo y dormito. Pero a mí, sinceramente y con el corazón en la mano (puaj qué asco) a mí no me da pena de que se hayan acabado las fiestas de San Sebastián. Y tengo mis razones, señor alcalde de San Sebastián de los Reyes. Una de ellas es que por fin puedo dormirme sin que me despierten los cencerros de los cabestros. Y es que lectores y amigos, yo tengo los corrales desde donde salen los toros para el encierro justo debajo de mi casa, y se ve que los bueyes no son de mucho dormir, les va la marcha por la noche al ritmo de cencerro pa’ rriba, cencerro pa’ bajo. Vamos que me desvelo por las noches unas cuentas veces. Y encima los encierros son a las ocho en punto de la mañana, y cortan la calle principal, así que para ir al trabajo tengo que sustituir el bus por el metro, que provoca más claustrofobia y tarda el doble de tiempo que tarda mi bus de toda la vida. Pero señor alcalde, eso entre semana, ¿y qué pasa el finde? ¿Por qué no pone usted los encierros más tarde de las ocho? Que el sábado y el domingo, sendos cohetes o petardazos que indican que se abren las puertas de los corrales casi me matan de un susto, pegué dos saltos triples con tirabuzón en la cama, y claro ya con tanto jaleo de toros y gentío ya no me pude volver a dormir. Ays, qué sinvivir. Y ya habrá comprobado (o no porque usted viaja siempre en coche) como se ponen las calles de mugre, de alcohol, de pisecillos, de... de... bueno, ahí dejamos los sustantivos. Y no limpia usted las calles en toda la semana de fiestas. Es de ser un poco guarrillo. Tampoco se salvan las casetas de comida que ponen en el recinto ferial. Porque no hay ninguna que sea para gente vegetariana o que esté a dieta. Es una injusticia. Porque hay sanseros y no sanseros que también nos gusta el verde. Todo se inunda de choricillos, morcillas, perritos calientes, hamburguesas, lomo y panceta... ¿Y la caseta del brócoli? ¿Dónde anda? Lo más sano que me comí el otro día fue un kebap en la caseta de “Yo también soy palestino”. Sano porque contenía una rodaja de tomate y un centímetro de lechuga. Y durante las fiestas no hago ejercicio porque en la calle hay seis personas por metro cuadrado y así no se puede andar. A mí no me mola subirme a la chepa del otro para caminar... No, no. Bueeeno, siempre se saca algo positivo. Yo al menos me reí mucho de un viejecillo que llevaba una peluca de trencitas a lo Bob Marley, que iba muy alegre por el alcohol, y me pareció muy maja la cantante de La 5ª Estación, una muchacha muy agradable que no sé ni cómo se llama, pero cuando acabó el concierto del sábado y le tiraron un sujetador al escenario, ella, muy digna lo coge y dice “uy, creo que no es mi talla, pero gracias me lo llevo de todas maneras”. Toma geroma. Lo dicho, señor alcalde, aplíquese un poquito más para que el año que viene pueda yo también cantar “Ay qué pena me da que se han acabado las fiestas de San Sebastián”.

¿Foto?: Toro de las fiestas de Sanse del año 2006. Da miedito, ¿no?

martes, 4 de septiembre de 2007

... Y un funeral

Agustina, te fuiste el 19 de agosto. Estabas a punto de cumplir los 84 años, ¿verdad? Pero el cáncer no te permitió llegar a los 100. Eras como una abuela entrañable para mí y para todos los que te conocíamos... Y yo mira que te conozco desde que nací porque tú estabas en la iglesia desde siempre. Y siempre te recuerdo activa a pesar de tus achaques y de tu salud, a veces mejor, a veces peor. Has tenido un montón de hijos, 9 ó 10 me dice mi madre, qué barbaridad. ¿Y tú solita los criaste? Eso es ser madre coraje, Agus, sobre todo por la carencia de tantas necesidades primarias como has debido de pasar en esa España de antes tan pobre. Hablando de hijos, también dijiste que tuviste uno antes de casarte. Vaya con Agustina, eras una adelantada a tu tiempo. Me alegra que fueras diferente y que no siguieras las mismas costumbres que solían hacer todos en tu época. Eso es tener mucha personalidad, ¿sabías? Y has visto mucho mundo porque has viajado a muchas partes del mundo, especialmente a Canadá porque allí vivía una de tus hijas. Y qué risa, siempre me acordaré de lo que contaste una vez cuando comiste un jueves conmigo, que una vez fuiste con tu hija a un playa en Canadá que era nudista, tu hija iba desnuda, como todos allí, pero tú te pusiste como una batita y te reías de los tíos que pasaban montados en la bici y que les iba colgando y bailando del sillín ya sabes qué. Jo, qué gracia, lo que me pude reír ese día. Si es que eras muy graciosa, yo diría que muy irónica, pero lo mejor es que eras buena persona. Yo te veía siempre haciendo punto, jerseys, calcetines, mantelitos... pero para regalar a la gente, ¿verdad? Ayudabas a repartir comida y ropa todos los jueves en la iglesia. Y te disfrazabas en Navidad de Papá Noel para repartir regalos a los niños, qué salada. Y también has ido durante algún tiempo a un comedor de esos de beneficencia a echar una manita con la gente necesitada. Gracias Agus, por ser tan moderna, tan graciosa y tan buena persona. Todos los recuerdos que tengo de ti son buenos. Y merecías aparecer en mi blog. Espero que algún día podamos vernos de nuevo. No te digo adiós Agustina, prefiero decirte hasta luego.


¿Foto?: Agustina en la sala de café de la iglesia, la primera por la derecha.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Una boda...

¡El sábado estuve de boda! Pero no en una boda cualquiera. ¡Era el bodorrio del año! Como se ve que hacía años que no iba a una ahí radicaba mi sobreabundante emoción. El finde muy ajetreado, empezando porque la boda era en Gijón y mi vuelo salía a las 14:20 del sábado, la boda a las 22:00 de la noche y volvía a pillar de nuevo el avión el domingo a las 16:20. ¡Y qué bonito Asturias! ¡Qué verde! ¡Verde hobbit total! Me alojé con una amiga a unos cuantos kilómetros de la finca donde iba a tener lugar la boda. Y teníamos unas lindísimas ovejas al lado del hotel-rural, que nos tuvieron más de media hora haciándolas fotos sin parar. Creo que tengo más fotos de las ovejas que de los novios, perdonadme chicos, pero ellas tenían luz y vosotros os casábais en un entorno más negro que el sobaco de un grillo. Mi amiga me maquilló estilo Eva Longoria (mentira, ¿pero a que casi os lo creéis?), nos vestimos rápido y taxi para Quinta Duro, que ese era el nombre de la finca en cuestión. Los novios se casaron en medio del jardín, en plena noche, iluminada por una serie de antorchas y un par de gaiteros que pusieron la banda sonora a la ceremonia. Por cierto, que estaban muy guapos, muy sonrientes y muy altos. Bueno, no estaban altos, es que lo SON. Se ve que no hemos tenido la misma alimentación de pequeños. Luego tuvimos catering y un muchacho asturiano con doloridas muñecas de tanto escanciar sidra. No hace falta deciros que haciendo honor a mi fama infantil me tomé unos buenos pelotazos de este rico líquido del norte de España. Y fue justo terminar el bailoteo cuando se puso a caer una tromba de agua bastante parecida a la del diluvio universal. Ahí es cuando se nos cortó el rollo, pero ya queríamos irnos a la camita, eran más de las 5 de la mañana y ya no teníamos música. Vuelta al hotel, y antes de llegar a la habitación, un sock, la mujer de la recepción recostada (y despeinada hasta con algún hierbajo en el pelo) de mala manera sobre los sofás de la entrada. Qué imagen, madre. Qué imagen. Al día siguiente, la mujer con las mismas pajas en la cabeza que tenía en la madrugada (hay varias hipótesis sobre la procedencia de esas pajas... pero mejor lo dejamos para otro día...) nos sirvió de los mejores desayunos de la historia, en un porche frente a un paisaje verde y natural, a base de frutas, zumo natural, pan de pueblo con aceite de oliva y jamón, café, y bollo y pastas caseras. Teníamos que estar tan pronto en el aeropuerto que sólo me dio tiempo a meter los piececillos cinco minutos en el agua de la playa de San Lorenzo. Cinco minutos y dos fotos que cercioran que estuve en Gijón, qué bagaje tan pobre. Otra vez al aeropuerto, y tras unas horribles turbulancias llegamos a Madrid. Otra vez aquí. Adiós ovejas, adiós rico desayuno, adiós verde de Asturias. Sólo queda decir una cosa: ¡Vivan los novios!

¿Fotos?: Alexandra y Javi, ya casaditos y comiendo arroz. Y ovejuelas gijonesas, muy hambrientas

lunes, 27 de agosto de 2007

Cositas ricas

Es el título de una tienda de chucherías de Alcalá del que mi santo se quedó prendado. Creo que no hay mejor definición para una tienda de ese tipo. Pero seguro que hay más cositas ricas en tu vida aparte de las golosinas. El otro día me puse a pensar y he aquí unas cuantas cositas ricas para mí:

1. Los frapuccinos del Starbucks.
2. Quedar con amigos a los que no veo hace tiempo.
3. Las sobremesas largas, con su café y su bollo o trocito de tarta.
4. Hacer una buena foto… con mi cámara de fotos.
5. Gastarme el dinero en regalos para los demás.
6. Los cócteles.
7. Ver peli en familia los sábados por la tarde.
8. Oír a Roxette para levantar el ánimo.
9. Viajar en avión.
10. Y por supuesto, los mini-besitos de mi santo.


¿Foto?: Niño lisboeta... Muy rico, ¿no?

viernes, 17 de agosto de 2007

Guays culinarios

Me han dicho que de niña era muy preguntona y que comía menos que un pajarito (ahora ya devoro como un pajarraco), será eso por lo que me vienen a la cabeza algunas dudas culinarias para las que no encuentro respuesta...
¿Por qué siempre que comemos una pera siempre hay una gotita que nos resbala por todo el brazo y llega hasta el codo? ¿Y por qué cuando abrimos una naranja, todos los churretones de jugo van a parar a las gafas? ¿Y por qué sorbemos tanto comiendo sandía? Conclusión: somos unos guarros comiendo fruta.
¿Por qué cuando tienes las manos grasientas de comer pescado siempre te pica la nariz?
¿Por qué las miguillas finales que quedan de la bolsa de los cereales no las echamos en la leche y nos las comemos solas?
¿Por qué los risketos son tan naranjas? ¿Quién los fabrica? ¿La misma empresa que los subrayadores esos de colores fosforitos? ¿Y por qué cuando los comes se te quedan los dedos tan naranjas y asquerositos?
¿Por qué en los salteados congelados de gambas nunca vienen más de cuatro gambas?
¿Por qué en todos los pueblos siempre hay una despensa con una pata de jamón medio tapada?
¿Por qué la pasta, cuando la llevas a la mesa, ya está más helada que un iglú?
¿Por qué las varitas de merluza no tienen forma de varita? Harry Potter debe estar muy cabreado por ello...
¿Por qué venden un paquete gigante con tantas tostadas para untar? ¡Vienen 7 u 8 paquetes de tostadas! ¿Es que no saben que aquí en España ya no hay familias numerosas? ¿Y por qué las primeras tostadas y las últimas siempre están rotas? ¿Y por qué cuando untas la tostada de paté logras que no se te rompa pero cuando te la acercas a la boca, ¡zas!, se te rompe en mil trocitos?
¿Por qué todas las margarinas de las casas tienen mijitas de pan tostado? Si las vendieran con mijitas en el super ni nos daríamos cuenta.
¿Por qué el Magnum de la Eva Longoria es tan ínfimo? ¡Que ella sea pequeñita no significa que tengan que hacer su helado tan minúsculo?

¿Foto?: Plato típico y grasiento checo a base de buñuelos de patata, pan, salchicha, cerdo ahumado, pato y col roja y blanca

jueves, 2 de agosto de 2007

Cerrado por vacaciones


Este blog estará criando ácaros hasta el lunes 6 de agosto. Ese día abriremos de nuevo el chiringuito para que sigáis tomando aire fresquito.
¿Foto?: Ellas cogen las vacaciones en septiembre

martes, 10 de julio de 2007

Usos del kleenex

Ahora que saldremos de vacaciones no viene mal hacer un repaso de lo que puede dar de sí un simple paquete del famoso kleenex que llevemos en la mochila.

1. Para limpiarnos el moquillo o vela. Es el uso número uno mundial del kleenex, sí, sí, también en verano. Y con más razón, porque... ¿quién no se resfría en vacaciones pasando del frío de los aires acondicionados de las tiendas, museos, restaurantes... al bochornazo del exterior? Y por otro lado es muy frecuente pillar catarros en piscinas, playas y lugares con agua. Pero no pasa nada, siempre vamos prevenidos con nuestros pañuelos en el bolso.

2. Y si eres de los que no veranean en estos sitios de “agua”, es igual, tarde o temprano usarás el kleenex bien para sacarte esos odiosos mocos secos que salen sólo en verano o bien para cortar la sangre que también sólo en verano mana de la naricilla.

3. ¿A qué siempre hay algún baño que no tiene papel higiénico? El 99, 9% de los baños del mundo. Que no cunda el pánico, que sacamos el kleenex y todo resuelto. O unos cuantos si vamos a pasar más tiempo del previsto... ya me entendéis...

4. Puedes tener mala suerte y que se ponga a lloviznar. (De hecho cuando mi santo y yo salimos de viaje nos llueve a mares). Y es probable que lleves gafas de sol o bien gafas de ver. No pasa nada, el kleenex limpiará las gotitas de los cristales. Si diluvia, lo siento, mejor cómprate un paraguas y deja de veranear en Irlanda.

5. Los helados de barquillo están muy ricos, los venden por todas partes, pero con frecuencia dejan nuestros pantalones, piernas y pies con más lunares que en la Feria de Abril. Ahí es cuando nos sacamos el kleenex y nos limpiamos los goterones de helado. De paso también el churretón del bigotillo.

6. Estás en el pueblo y sacas la bolsa de pipas para matar el aburrimiento. Pero no seas cochino/a, hay que cuidar el medio ambiente, comemos las pipas y vamos poniendo las cáscaras encima de un kleenex, como haciendo un hatillo.

7. Vas con tu pareja a visitar un monumento de esos que son preciosos pero que se elevan hasta el quinto moño. Uno querrá subir en ascensor; el otro, para llevar la contraria, (y alegando que tiene pánico a los ascensores) a pie. “Venga, que sólo son 1.665 escalones”. Para no discutir, se opta subir a pie y cuando llevas subiendo 143 escalones, uno puede echar mano en la mochila y sacar el kleenex, agitarlo y pedir socorro. Puede que pilles a alguien que se apiade de ti y ponga la zancadilla a tu pareja para que no suba más. Pero si no encuentras a alguien caritativo, aguantarás tus 1.665 escalones y también usarás el kleenex, eso sí, para limpiarte el sudor de la cara.

Hay que ver lo que puede dar de sí un trocito de papel. ¿Se os ocurren más usos del kleenex para el verano?

¿Foto?: Después de subir al Teide habrá que limpiarse el sudorcillo con un pañuelo

viernes, 6 de julio de 2007

Los niños son listos, los adolescentes... no tanto

Línea 6 a las seis y pico de la tarde. Dos adolescentes pijos logran colarse en el vagón justo antes de que éste cierre las puertas. Se sientan al lado de una chica que lee un periódico gratuito. Uno viste un polo rojo con el cuello levantado y tiene la cara llena de granitos. El otro lleva ropa de deporte y una camiseta que pone “El Niño” con un dibujo que parece un fantasmita. El del polo rojo planta su cara encima del periódico y empieza a leer en voz alta: "Joan Laporta: 'Henry es un gran fichaje para el Barça' ". "¿Te gusta el fútbol?", pregunta incrédulo a la chica. “Claro que sí”. “¿En serio?”. “Claro”. “Pues es la primera chica que conozco en mi vida que le gusta el fútbol”. “A ninguna chica le gusta”, dice el otro. “Pues a mi sí”. “¿Y qué te parece Henry para el Barça”. “Me parece un buen fichaje, junto con Eto’o y Ronaldihno harán al equipo más ofensivo”. Los adolescentes no dejan de alucinar. Una mujer que está enfrente sonríe, como si disfrutara de la conversación. Quizá piense que sólo les queda preguntar si le gusta más el azul que el rosa. La chica se levanta del asiento y sale del vagón. “¿Pero ya te vas?”, grita uno de ellos. “¡No, no te vayas!”. La chica sin darse la vuelta se despide con la mano. El metro cierra sus puertas y se aleja por el túnel. Por cierto, que a la chica en verdad no le gusta el rosa y se llama Loida.

¿Foto?: Interior vagón parisino. ¿A qué tienen cara de francesitos?

lunes, 2 de julio de 2007

Barbra (Streisa)nd

El verano ya asoma sus patitas y tengo estrés. Porque ahora tengo vacaciones y veo que no me va a dar la vida a ver todo el material seriístico (¿eso existe?, seguro que no) que la pirata de mi hermana se baja de Internet. En casa hemos ido al día con Mujeres Desesperadas, Héroes y Anatomía de Grey, pero hay series que aún no han disfrutado nuestras retinas. ¡Si ayer nos tragamos la hermana pirata y yo cinco episodios seguidos de la 1ª temporada de la laureada Prison Break, porque si no vamos a lo grande se nos echa el tiempo encima! Y el otoño nos vuelve a inundar con nuevas series y yo tengo que estar al día de todas, amigos y amigas. Es que en casa somos muy de series. Y todas enganchan, hay que ver. Qué buenos son estos americanos para esto. También inventaron la coca-cola, no hay que olvidarse. Aunque también tienen sus fallitos… o más bien seré yo que me pongo muy quisquillosa con esto de la verosimilitud. Por ejemplo, en Prison Break, (no, no cuento mucho para los que aún no saben de qué va, pero verla, verla, ya veréis cómo vuestros culillos se pegan al sofá y de ahí no se mueven) salen unos tíos en una cárcel de máxima seguridad, cárcel de malos malísimos. ¡Y llevan bolsillos por todas partes! En los pantalones, en la camisa… ¡Y algunos llevan hasta reloj! ¿Les dejan llevar reloj para que los desmonten la correa y ahorquen al guardia? ¡Y en los bolsillos pueden meter un montón de cosas…y utilizarlas para hacer el mal! Que ya sabemos es ficción, pero a veces no puedo evitar que salga mi vena más realista y tiquismiqui. También tenemos que ver Perdidos, que me la he perdido (aquí vendría el chiste tonto), Kyle XY (atentas féminas, aquí sale un chico muy mono llamado Matt Dallas, Matt Dallas con ojos azules), Mentes Criminales, Roma, etc, etc, y etc. Ays, el verano me estresa, y mi hermana pirata también.


¿Foto?: Lagos Martianez de Tenerife, para desestresarse de las series

viernes, 22 de junio de 2007

Pica-Pica

En ocasiones veo muertos, decía el niño de El Sexto Sentido. Pues a mí en ocasiones me pasan cosas raras. Si no me creéis, atentos a lo que me pasó hace aproximadamente un año por estas fechas. Dos amigas mías a las que le relaté la peripecia se rieron bastante, espero que vosotros... también lo hagáis. Salía yo de trabajar en una soleada tarde de verano y me dirigía a un restaurante a cenar con una amiga cuando por la calle note un picor en el muslo. Seguí andando, sin darle mayor problema hasta que volví a sentir la misma sensación. Y en ese momento me acordé. Tuve ahí mi déjàvu. Fue hace unos años, en el pueblo de mi padre, a la salida de un entierro de un tío abuelo. Bajando por un camino de arena note de pronto un picor fuerte en la pierna, y en seguida otro, y otro más. En seguida caí. ¡Tenía un bicho debajo del pantalón! ¡Pero sí lo llevaba largos y de pitillo! ¿Cómo pudo llegar hasta ahí? Qué pánico me entró. Y sin estilo que valga tuve que me bajarme los pantalones en medio de la familia y ya de reojillo me pareció ver que se alejaba un bicho. Aclaremos, un bicho carnívoro, puesto que se llevó entre sus patitas tres trocitos de carne de mi muslamen izquierdo. Aún conservo las marcas en un perfecto triángulo isósceles (dos lados iguales, el tercero ya no). Pues bien, ahí estaba yo, años después, en medio de la calle Princesa, abarrotada de gente, con ALGO que se movía por mi pierna. ¡Y no me iba a bajar los pantalones en medio de la calle para que se fuera! Había que pensar rápido, como en las películas. Y lo ví claro: tenía que meterme en una tienda corriendo. ¿Pero cuál? Ya eran las ocho y pico y casi todas estaban cerradas. Sólo había dos opciones, una joyería o una farmacia. Opté por la farmacia y atentos, porque esto es lo que le dije el buen señor que me recibió en el mostrador: “Oiga, por favor, ¿podría irme al fondo porque me tengo que bajar los pantalones porque creo que se me ha metido un bicho por debajo?”. Todo de carrerrilla. Parpadeo extraño del hombre. Pero reacciona. “Sí, pasa ahí dentro que hay un baño”, le oí bajito. Corriendo cual gacela me meto en el baño y de allí no salgo hasta comprobar que el inquilino/a se había ido. No apareció... pero ahí estaba un granito rojo bien hermoso de nuevo en el muslamen izquierdo. Dando las gracias al buen señor de la farmacia, que debió pensar que estaba majara perdida, salgo sudorosa a la calle. Bichooo, ¡¡te gané la batalla!! Pero ahora que pienso... dicen que no hay DOS sin TRES, ¿no? Argg.
¿Foto?: Aquí mora un insecto asesino, danger.

martes, 19 de junio de 2007

En plural

¿Os habéis dado cuenta de que los humanos no sabemos utilizar bien los tiempos verbales? Solemos utilizar el singular de cualquier forma verbal en lugar de utilizar la forma plural. Un ejemplo que ocurre con frecuencia: mi jefe en lugar de decir a un cliente “te vamos a mandar el informe por fax” dice “te voy a mandar el informe por fax”. Lo cual es falso, porque el informe nunca lo manda él, es mandado por otras personas, normalmente empleados. Normalmente yo. ¿Por qué de esa reafirmación del yo, yo y nadie más que yo, cuando precisamente es esa actitud egoísta la que provoca muchas veces que nos creamos más importante que otros? ¿Por qué costará tanto decir “Pepito, te mandamos el informe por fax”? Si en realidad el funcionamiento de una empresa depende del trabajo de todos los empleados, ¿no? Por eso me gusta la primera persona del plural, porque en el “nosotros” estamos los dos, tú y yo. Incluso tú, yo y otros. Es el equipo en lugar del individuo. Cuando de verdad podemos sustituir el singular por el plural nos volvemos menos fanfarrones, menos egoístas. Nos hacemos un poco más... solidarios. Y eso siempre es bueno. Y a fin de cuentas el mundo no es propiedad de uno, sino de todos. Un momento, estoy en el trabajo y mi jefe me llama a su despacho. Ahora vuelvo. Me dice que el informe está muy bien redactado, que hemos hecho un buen trabajo. Vamos prosperando...

¿Foto?: Dos pijamas, abrazados.

viernes, 15 de junio de 2007

Me gusta el furbo

Los domingos por la tarde se suelen hacer fundamentalmente dos cosas: ver una peli en casa mientras comemos pipas o ir al fútbol... a comer pipas también. Un domingo de primavera mi santo (si Elvira Lindo tiene uno, yo no voy a ser menos... y además, es un santo santo, porque sólo los que son verdaderamente santos pueden aguantarme) me invitó a ir al Bernabéu. Sí, yo al Bernabéu en lugar del Calderón o del Camp Nou. Lo que hace el amor, ¿eh? El caso es que el partido fue soporífero, por lo que empezamos con las pipas para matar el aburrimiento. En el fútbol se comen pipas durante 90 minutos aunque no tengas ganas. Lo hace todo el estadio y sobre todo es fundamental chupar las cáscaras y escupirlas a la cabeza y a los hombros del que tenemos delante. Porque si llegamos a casa y no llevamos cáscaras con nosotros es que hemos mentido sobre lo de ir al fútbol y mentir no está bien. Pues eso, mi santo y yo dale que dale con las pipas, pero es que hay otros que se sacan los tuppers, servilleta y cubiertos y se montan una comilona en un pis pas. Y en medio de esos manjares domingueros mi santo me da un codacillo y me dice, “mira a quién tenemos al lado”. Me asomo a través de un pequeño muro de cemento que teníamos a la izquierda y ahí estaba. A veinte metros tras un palco acristalado. Sí. Él. Qué bello. Sir David Beckham. Tan perfecto, tan guapo, tan tremendo. Porque el hombre estaba (y está) TREMENDO, opinión secundada también por mi santo. Y yo venga decir qué guapo, pero qué guapo por favor... Así hasta el final del partido. Porque Beckham nos tenía hipnotizados a los dos con su belleza. Hasta me pareció ver que su mirada se cruzó una milésima de segundo con la mía, qué ilusión. ¿Me miraría a los ojos? ¿A las cáscaras de mi pelo? ¿O a mi santo que es tan sexy? Nunca lo sabremos porque Beckham se nos muda a este verano a Los Ángeles. Ay qué pena. El furbo ya no será lo mismo.

¿Foto?: La pelota y yo en césped artificial que da calambres

martes, 12 de junio de 2007

Enrejados

Parece que lo de no comer se ha puesto de moda. Mejor dicho, la última moda es que te metan en la cárcel y te niegues a comer. Ved a Julián Muñoz y el tipejo De Juana Chaos. No como, hale. Y sácame de aquí claro, que si no me muero. Y les dejamos que salgan para que coman en casita el puchero. Qué generosidad española. Hombre, ya sabemos que no comen porque quieren salir de la cárcel, hasta ahí llego, pero... a ver si es que no comen porque de verdad la comida de la cárcel sea un asco. Igualito que cuando éramos pequeños en casa. ¿Qué hay lentejas? A comerlas. ¿Judías verdes? A comerlas. Si no, no había segundo plato o te ganabas la torta. O las dos cosas. Gracias a esa infancia, mira cómo comemos ahora todo y de todo. Desde luego mis carnes hablan por sí solas. Otra que no tiene educación es Paris Hilton. No lleva ni cuatro días en la cárcel y dicen que se pasa el día llorando... ¡y sin comer! Paris, eso es hacer el feo a los cocineros de la prisión de Los Ángeles. Aunque tu única comida al día sea un caldito de apio, que sepas que sienta mal a tus paisanos. Y a mí, como gran devora-comida, también.


¿Foto?: Mi amiga de la coral Carmen, pidiendo a gritos unos boquerones en vinagre