miércoles, 28 de noviembre de 2007

A ti

¡Ay!, cuántas cosas perdidas
que no se perdieron nunca.
Todas las guardabas tú.

Menudos granos de tiempo, que un día se llevó el aire.
Alfabetos de la espuma, que un día se llevó el mar.
Yo por perdidos los daba. Y por perdidas las nubes
que yo quise sujetar en el cielo clavándolas con miradas.
Y las alegrías altas del querer, y las angustias de estar aún queriendo poco, y las ansias de querer, quererte, más.
Todo por perdido, todo en el haber sido antes,
en el no ser nunca, ya.

Y entonces viniste tú de lo oscuro, iluminada
de joven paciencia honda, ligera, sin que pesara
sobre tu cintura fina, sobre tus hombros desnudos,
el pasado que traías tú, tan joven, para mí.
Cuando te miré a los besos vírgenes que tú me diste,
los tiempos y las espumas, las nubes y los amores
que perdí estaban salvados.
Si de mí se me escaparon,
no fue para ir a morirse en la nada.
En ti seguían viviendo.
Lo que yo llamaba olvido eras tú.

Pedro Salinas
La voz a ti debida.

¿Foto?: Enamorados en Praga

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me perdí por la mujer
y abrigo tal decisión
que si volviera a nacer
me volvería a perder
por idéntica razón.

Lolita blues dijo...

Este mismo poema me lo envió Juan al móvil cuando me estaba "cortejando"... es precioso, verdad???