martes, 9 de septiembre de 2008

Life is a kleenex

Una foto antigua. Año 1961. Varias niñas posando para la foto oficial de la clase. Nos situamos en Tánger, en la escuelas francesa de la ciudad. Las niñas eran de tantas nacionalidades como tonalidades de color tiene el arco iris. Había francesas, checas, italianas, rumanas, rusas, marroquíes… y también españolas. Mirad la fila de arriba del todo, la primera niña que hay a la izquierda. Esa es mi madre, con 9 años. Año 2008. Entra en mi oficina un chico en prácticas. Es sobrino de un amigo francés del jefe. El chico es muy moreno y se llama Ruddy Rehana. Apellido del padre claro, que el de su madre, me dice, antes de casarse era Gozal. “¿Gozal?”, me pregunta mi madre en casa. Y va en busca de algo. Me viene con una foto en la mano. “Yo estaba con una chica que se apellidaba Gozal en la escuela. Ésta”. Junto a la foto, un folio con los nombres de las niñas y sus apellidos según estaban colocadas. Cómo era mi madre de los detalles. “Sí, Stella Gozal”. Tercera fila empezando por arriba, la cuarta niña empezando por la derecha. Brazos cruzados y algo regordeta. La madre de Ruddy es francesa y estudió en Tánger. “¿Cómo se llama tu madre?”, le pregunto a Ruddy. “Stella”. Desde luego, el mundo es un pañuelo.

¿Foto?: Liceo francés en Tánger, curso escolar 1960-1961.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé quién llama a estas cosas sincronías. Es como si por un momento el universo encajase, curiosamente, de forma inexplicable, pero es así.

Supongo que hay quien piensa que es una casualidad pero yo no creo en las casualidades creo más bien que:

a)Matrix se resetea de vez en cuando.

b)Nada pasa por casualidad. El universo es un organismo en el que a veces se producen sincronías (algunas más notables que otras, eso sí, esta es muy buena).

Besines Lois!

Clark Kent dijo...

Qué guay lo de las sincronías. Como la foto. Estoy totalmente de acuerdo. Ahora sólo falta la reacción de la compi de tu mami.

Anónimo dijo...

Qué historia tan guay! Me recuerda al cuaderno rojo de Paul Auster. Bueno, y qué ha dicho tu compañero? Me muero por saberlo! besos..
...voy a echar un vistazo por tu blog que hace siglos que no venía por aquí.
echalotte

Aire Fresquito dijo...

Mi compañero también está encantado con el "descubrimiento" y ya hemos escaneado la foto para que se la lleve a su madre la semana que viene, que va a Paris unos días.

¿Se acordará de algo la madre?

Os cuanto la semana que viene ;-)

Anónimo dijo...

Oye, esto sería un guión genial para una peli...
Yo tampoco creo en las casualidades, pero esto es increíble, que conozcas a alguien por casualidad y que vuestras madres hayan estudiado juntas,esto no tiene nombre....
...me apunto al reparto
Leni

nazareo60 dijo...

Una foto nostálgica, sin duda. Por otro lado, dondequiera que viajemos, podríamos encontrar a alguien cuya relación con nosotros sólo habría no más de ocho o diez personas en medio. Si pudiéramos reunirlas, formaríamos un círculo de amistad qeu confirma que el mundo es "un pañuelo".
Emilio L